CRITICA DE CINE POR ANGEL MARTINEZ -“HALLOWEEN” EN PRIMACIA

CRITICA DE CINE POR ANGEL MARTINEZ  “HALLOWEEN” EN PRIMACIA

ANGEL MARTINEZ

   

Algunas películas que ver en Halloween, de Michael Myers a los Exorcismos cinematográficos

Por allá en los años 70, concretamente en 1978, Jamie Lee Curtis, protagonizaba un film coescrito y dirigido, por  John Carpenter, que se tituló  Halloween. Donde Michael Myers, un corpulento enfermo, de un psiquiátrico próximo, se fuga y aprovechando que todo el mundo va disfrazado, se pone una máscara y reparte cuchilladas de diestro a siniestro.    Los americanos no tienen muchas ideas, pero las que tienen las exprimen como uvas. De la saga  Halloween, han hecho 10 secuelas, la última no se ha estrenado aún, es en 3D. Un poco cansinos.

Viernes 13, ahhh, que decir de Viernes 13. Fue la respuesta a la demanda que generó la película de  John Carpenter. En este caso las historias, se suceden en un ambiente, muy agradecido por la taquilla norteamericana, los teens, los adolescentes. Carne fresca en el asador del tio Sam. Resulta que un niño, se ahogó en el lago, de un campamento de verano, el  Crystal Lake, y ahora su espíritu malévolo, mata con crueldad a los monitores del campamento. En la segunda parte, aparece la madre, que asesora a su retoño, como la Pantoja a paquirrín.

Sin menospreciar a los EEUU, no es ningún secreto que prefieren el remake, a comprar nuevas ideas, que puedan conducirles a un  descalabro financiero. He aquí el ejemplo remake:

 Y por fin llegan los Exorcismos, desde la mejor, no por ser la primera, sino por ser la mejor sin parangón.   No podía ser otra,  que El Exorcista (William Friedkin). Desde ésta, que fue la primera, se han hecho película basadas en exorcismos, hasta el hartazgo, aquí vienen algunas de mis favoritas, Exorcismo en Connecticut, El rito, El Exorcismo de Emily Rose, o la última en discordia, El Exorcismo de Emili Rose.

Todas ellas, tienen una estructura troncal, el demonio. El maligno, que posee despiadadamente a las más cándidas almas. Pero para qué, para putear? Porque no es como en la película Poltergeist,   que utilizaban a la niña para llegar a la luz blanca (léase el cielo). Pero estos malditos demonios, lo hacen sólo por hacer daño, ya que nunca se ha dado, en el cine, otra explicación. Son temas delicados, sobretodo en una sociedad tan enferma como la nuestra, y ya ha habido exorcistas a tiempo parcial, que han acabado con la vida de algún niño, con el beneplácito de los progenitores, pues estaban convencidos, que belcebú había poseído a su hijo. Todo este asunto, es jugosa publicidad para la iglesia católica, digo jugosa, que no gratuita. Cuantas películas estarán financiadas por El Vaticano, no directamente, pero si de forma anónima, desde alguna de sus centenares de empresas. De hecho, la madre iglesia, lleva una década formando a sacerdotes, para la práctica del exorcismo. Desde detectar un farsa, hasta expulsar a lucifer, a los calderos del averno.

 Desde hace más de una década, en España celebramos la fiesta de Halloween, de tradición anglosajona. Si la fiesta fuese de origen árabe, o latinoamericano, jamás la celebraríamos. Esos puristas engarzados en el más absoluto chovinismo, critican el ramadán, las concentraciones latinas, que se llevan a cabo, sobretodo en las grandes urbes, como Barcelona, Madrid, Zaragoza. Las consideran foráneas, pero vaciar una calabaza, y seguir todo un paripé yanqui, se les hace de lo más cercano. Como decía Quevedo, poderoso caballero, es Don dinero.

Bienvenidas las celebraciones, que las penas solas llegan. Los americanos fueron los primeros en sacar partido cinematográfico, a fiestas como la de  Halloween. Tratando de brujas, hechiceros y criaturas errantes de la noche, está servido en bandeja, para hacer películas o lo que surja.

Àngel Martinez

 
   
Share Button