Editorial

Editorial Febrero 2011 - Jesús Pérez Marqués

Director General:

Jesús Pérez Marqués

Editorial Febrero 2011

Un día de estos, si un día de estos volveré a repetir las pérdidas y las ausencias de los valores que se han ido, de los sentidos que hemos dejado de sentir, de las sensaciones que ya hemos olvidado a pesar del dolor.

El mundo tenía preparado este momento para todos, o todos inconscientes hemos sido arrastrados en contra de nuestra propia voluntad. No niego lo fácil que es torcer el hierro con el fuego y hacer el molde a la medida de quien calienta y caer en las llamas de los deseos que nos incita el entorno, arriba y abajo posiciones contrapuestas que siempre llegan una detrás de la otra, pero incapaces de saber en los lados que nos va a tocar estar avivamos la llama del fuego con nuestros propios deseos y la mecha que nos brinda el momento y la posición.

Desnudos, inconscientes, sin protección alguna sobre el después, venimos al mundo rodeados de los seres queridos que hacen posible gracias al amor aunque solo sea el de la familia y los hijos, adentrarnos en una vida que nos somete al entorno y nos encarcela en las reglas y normas impuestas del momento, que irremediablemente y por los intereses de lo establecido, cambian, perturban y oscurecen nuestros caminos apartándonos de nuestra propia voluntad.

En nombre del bien, del entorno, de la naturaleza, de la convivencia, de la propia supervivencia, van naciendo leyes y códigos impuestos según el lugar y todo aquello que irrumpe en su proceder es castigado. Mil formas distintas de alimentar la llama que ha de llevarnos al fuego y a la perdida de los sentidos que innatos traemos con nosotros al nacer.

Tal vez sea ese el compromiso de la vida, conservar lo que somos dentro de nosotros sin importarnos las corrientes y las perturbaciones ajenas siguiendo nuestro propio camino, en el único destino que podemos encontrar paz, que es el de nuestra propia felicidad y la de nuestro entorno.

Un águila carroñera está volando encima de las palabras para confundir sentimientos y pensamiento que nos unirían en la fuerza real del cambio necesario y  un drama provocado nos hace escondernos en cuevas oscuras sin espacio y sin luz para no dejarnos ver el sol.

¿Estaré hablando de política? También, si, arriba y abajo… tan difícil es verlo. Retrasar no es evitar  ya está escrito.  Empeñados en cambiar las letras mayúsculas añaden con faltas, las deudas y las comas que deberán  poner y tener en cuenta para el después.

Yo me adentrare en las formas, cohabitare con las letras los cambios y los pagarés pero recordar que las deudas son vuestras.

Y la vida solo es el paso de restar y  sumar y aunque el precio del dinero suba o baje, el equipaje será de lo que te lleves al partir…

Podría ser personal, pero esto es solo la editorial de Febrero en lo que no puedo negar y en lo que no debo decir. Por qué lo demás ya lo vivís y lo sabéis la mayoría.

Jesús Pérez Marqués